viernes, 6 de abril de 2018

Esquirlas de sueños

Con gubia y cincel sobre la arena
Labro esquirlas de sueños.
Las guardo con mimo en un tarro de cristal
por si algún día aciago despierto.
¡Consúmense las briznas todas!
¡Galopen tenaces sobre el viento!
Y, aunque la tempestad real
arrebate toda gubia o cincel,
Aún me quedarán las manos
sobre la arena.



lunes, 26 de marzo de 2018

La Palabra


La Palabra es mucho más que la voz
Del poeta, que su sueño,
Que su profecía.
La Palabra es eternidad
Suspendida,
Caricia sutil en las almas
Esculpida con golpes de verso
Sobre la nada…

miércoles, 7 de febrero de 2018

Perder el paraguas

Crear mientras crees.
Creer mientras creas.
Perder el paraguas
pilotando el ingenio.
Hacer piruetas serenas
sobre el cotidiano cemento.
Dibujar sueños 
de belleza
para quien quiera encontrarlos
y sepa -ingenuo-
verlos.



domingo, 31 de diciembre de 2017

Sobre fin e inicio del año

Las pavesas de este ayer que se desliza hacia la nada
Aún guardan el brillo de la nostalgia: Esa despedida inesperada.
Esa cicatriz que aún duele. Ese beso y aquella sonrisa.
Ese logro y aquel sueño que avanza. Ese problema y aquella solución.
Esa caricia y aquel te quiero. Ese momento. Sí, ese mismo que tú solo sabes…
Todo ello se enardece en torrente irrefrenable: un rotundo GRACIAS
Por tanto que nos hizo crecer en este camino recorrido:
Bueno, malo, regular y estupendo… Tanto…

Y Abrir nueva senda
A pico y pala.
Como lo oyes.
A pico y pala…

En tiempo de tanto deseo de belleza disfrazada
No te deseo nada. Solo que sigas tus sueños,
Que soportes los dolores con buenas lágrimas,
Que encuentres bálsamos para las heridas,
Y sueños en los que creer cada instante,
Hombros y sonrisas y caricias y te quieros,
Seres que están a tu lado más allá del me gusta y la pantalla.
Te deseo cariñoterapia de la buena.
Aguantoterapia de la necesaria.
Consciencia de ese tú maravilloso que cada día se te regala.
Millones de esquirlas brillantes de esperanza para cuando llegue la noche.
Y millones de soles, amaneceres y puestas de sol
De esos que nos calientan el alma…
No te deseo nada. No.
Solo que tu desees
Y mucho
Coger el pico y la pala del día a día
Venga como venga el camino, el tiempo, la vida y sus circunstancias.
Tal vez así vaya filtrándose la felicidad que anega el alma
Esa que desborda en palabras, sonrisas, caricias y miradas
para cuantos contigo se encuentren al son de la brisa
de cada hoy y cada mañana…
No olvides dibujar tus sueños, dolores y alegrías
Con el carboncillo del amor que guardas en lo profundo
De tu alma…
Ya ves… Tal vez no sea mala idea coger el pico y la pala…
¿Te animas?



martes, 5 de enero de 2016

Noche de Reyes ¡Bendita ilusión!

Hace años escribí un poema que comenzaba: “Noche de reyes… ¡bendita ilusión!” Poema que no viene al caso pero que habla de una maravillosa noche de reyes, como la de hoy…

Aquellos magos, más bien sabios, y de ninguna manera reyes, supieron, como buenos sabios, ver más allá. Sí, miraron y miraban más allá de sí mismos pero, quizá, desde sí mismos… Buscaban con denuedo, desde lo más profundo de su ser. Buscaban con sentido y desde el sentido más vital. Y así encontraron el rastro de una estrella, posiblemente no física, que encendió y conectó su anhelo. Que revitalizó sus esperanzas más hondas, generadoras de ilusión vital, hasta el punto de sacarles de su comodidad y ponerles en marcha hacia otro sitio, aún desconocido, fiados de esa luz tan solo visible para cada uno de ellos… Salir del propio lugar para ir a otro sitio, por otro camino distinto del habitual… Y llegar al sitio inesperado dentro de lo esperado: Encontrar al otro, al niño, al ser esencial, no del modo esperado, en otra tesitura sorprendente pero acogedora del misterio más profundo (desde el punto de vista Cristiano: El mismo Dios…)

No deja de sorprenderme esa capacidad de búsqueda de aquellos tres hombres, tan seres humanos como el resto, tan buscadores de sentido como cada uno de nosotros. Me pregunto, al encontrarme con su historia, cuál es o cuáles son las estrellas que se encienden en el firmamento de mi hondura y hacia dónde me llevan si es que me sacan de mi propio confort de seguridades. Tal vez nos vendría bien a todos concienciar esos firmamentos, esas estrellas y esos caminos trazados de esperanzas hondas e ilusiones verdaderas…

Cambiemos un poco de tercio, aunque no del todo... Nunca habrá oro suficiente para pagar esa mirada chispeante de los niños en una tarde-noche y mañana subsiguiente como ésta. Nada podrá pagar esos nervios benditamente desatados que incapacitan para dormir hasta topar con el puro agotamiento. Nada esa ilusión arrolladora que transforma en sueño ya vivenciado lo que todavía no es… Es curioso cómo es algo que los niños nos regalan porque sí, de modo tan gratuito, verdadero y esencial. Nos lo entregan para que nosotros lo sostengamos y regeneremos, tal vez, nuestras esencias guardadas que la adultez nos enseñó a disfrazar…

Aquellos sabios, magos, hicieron su viaje desde lo profundo y lo hicieron para dar, para regalar, para reconocer al otros en su esencia y entregarle lo mejor de ellos mismos, lo mejor que tenían… En estos días en que saturamos comercios, en que regalamos tantas veces sin más que por regalar, podemos mirarnos en su espejo: ¿Qué me regala la vida para regalar a los demás? ¿Qué recibo cada instante de modo gratuito? ¿Qué regalos diarios puedo hacer al otro, porque sí, sin más? ¿Por qué no los hago y los sustituyo por algo “mercado”? Verán, los ojos de mi sobrinilla de cuatro años, rebosantes de chispas en esta tarde, me dicen que me equivoco, que nos equivocamos. Me desafían a hacer de otro modo. Me empujan a recibir esa mirada como gran regalo y, saben, hace brotar una sonrisa en mi, que ella recibe como un regalo. Que ¿Cómo lo sé? Fácil. Se echa a reír y me abraza. Otro regalo. Ya ven: Noche de reyes… ¡Bendita ilusión! Ojalá lo sea cada día y cada noche del año… Les pido a los reyes magos que así sea, que así lo hagamos, mientras me siento a contemplar el firmamento invisible en el que sé brillan estrellas que me siento llamado a seguir. Junto a otros y seguramente para otros, con mil regalos sencillos y esenciales, pues de otro modo no sé si tendría sentido… ¿No creen?


¡Feliz noche y día de reyes!